domingo, 20 de noviembre de 2016

Declaración de la renta 2016: El IRPF en nuestras inversiones.

Se acaba el año 2016 y, aunque aún faltan meses para que se abra el plazo, ya deberíamos estar planificando algunos aspectos de nuestra declaración de la renta. Es bien conocido por todos que el ciudadano debe abonar un tributo por la obtención de ingresos, bien sean por cuenta ajena (los asalariados), por cuenta propia (autónomos, empresarios, profesiones liberales, etc.) o por plusvalías obtenidas de nuestro patrimonio (venta de una vivienda), prestaciones públicas (prestación por desempleo o jubilación) o por rentas del capital. Este tributo es el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Un impuesto al que debemos prestar una atención especial si hemos estado realizando inversiones durante el año. Los impuestos podrían reducir notablemente nuestros beneficios si no los planificamos adecuadamente.

Para determinar nuestros impuestos, lo más importante es la planificación. Normalmente todos planificamos nuestra declaración del año anterior durante los meses de presentación de rentas, cuando lo correcto es hacer planes ahora pensando en la declaración del año siguiente.
Este impuesto no se paga de golpe. La Agencia Tributaria ya dispone de información nuestra. Cada mes, nuestra empresa nos retiene una parte de nuestro sueldo en varios conceptos
  •  Hacienda. 
  • Seguridad Social. 
  • Desempleo o jubilación. 

 La parte de hacienda es la que se destina a pagar la cuota mensual que corresponde de IRPF. De la misma manera, cuando recibimos los intereses de un depósito bancario, o las plusvalías de inversiones el bolsa, el banco nos descuenta directamente la cantidad correspondiente. A la cuota resultante a final de año hay que restarle una serie de deducciones: 
  • Hijos sin rentas.
  • Ascendientes a nuestro cargo.
  • Vivienda habitual. 
  • Deducciones autonómicas.


Para regularizar toda esta situación existe la declaración de la renta. Si hemos tenido más ingresos de los que Hacienda tiene registrados, tendremos que pagar una cantidad mayor. Si sólo tenemos que aplicar las deducciones, o el importe de estas deducciones es mayor que los ingresos no registrados, hacienda nos tendrá que devolver dinero. Lo único que debemos hacer es completarla. Para ello es una opción excelente contar con la ayuda de un buen asesor. No obstante y, como opción alternativa, también existen espacios, tanto físicos como online, donde sus miembros se dedican a facilitar cualquier labor que debamos llevar a cabo con la agencia tributaria. Además de las herramientas habituales, como la web de la agencia tributaria o los buscadores de internet, podemos hablar también de espacios como DECLARACIÓN RENTA 2016 que actúa como  un buscador que agrupa en un solo espacio la información que se distribuye en otras webs. De este modo podemos ahorrar tiempo en la búsqueda de nuestra delegación más cercana, consultar las condiciones particulares de nuestro caso o localizar un teléfono de información. Si, por ejemplo, somos residentes en Madrid, podríamos encontrar rápidamente la Agencia Tributaria Madrid para acudir a recibir asesoramiento, presentar nuestra declaración o realizar cualquier otra tramitación impositiva. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario