domingo, 31 de agosto de 2014

Qué es un sistema financiero?

En algún momento, durante los últimos cinco años, a alguien se le ha ocurrido contar la cantidad de palabrejas raras que se dicen en la calle y en los medios a raíz de la crisis económica? Tal vez no las hayamos contado en el sentido literal. Pero desde luego que nos hemos dado cuenta. 
Recordáis aquel anuncio de una compañía lechera que decía frases tipo "..cuando David haya crecido alguien le explicara lo que significa la palabra recesión, Patricia sonreirá cuando entienda que Riesgo no tenia ninguna prima,..."?
Así es. Ya hablamos en una entrada anterior de la necesidad de adquirir una mínima cultura financiera para evitar situaciones como las que se han vivido. El problema es que mucha gente piensa que la única manera de lograr ese objetivo es licenciarse en económicas. Nada más lejos de la realidad. Basta con empezar entendiendo estas palabras tan raras que todo el mundo pronuncia en el bar, en el gimnasio o en los pasillos de la universidad. 


Os cuento un secreto? El 70 o 80 por cien de las personas que se pasan el día empleando estos términos, no saben su autentico significado. 
Pensemoslo bien. Al profesional le conviene que usted no le termine de entender. "Si usted sabe tanto como yo, entonces ya no me necesitará, por lo que yo no cobrare". Es totalmente lógico, aunque también un poco extremista. 
A decir verdad es un sistema que se viene utilizando desde hace siglos para conseguir votantes, adeptos, clientes, o como se quieran llamar. Primero hay que confundirlos y luego convencerlos de que conocemos la manera de hacerles salir de su confusión.  
Todas estas son algunas de las razones por las que el mundo financiero está envuelto en un montón de tecnicismos que, al fin y al cabo, no son mas que eso, tecnicismos rodeando un concepto fácil. 
Con esto no quiero decir que leer un libro o una entrada en un blog sea suficiente para despedir a su abogado o a su asesor fiscal. Lo que digo es que aprender a eliminar estos tecnicismos del vocabulario y entender de que estamos hablando puede ayudar a no ir por la vida firmando sin saber lo que firmamos, invirtiendo sin saber en que invertimos, etc. 

Para empezar, podemos hablar de lo que es el Sistema Financiero. Que le viene a usted a la cabeza cuando escucha esa expresión en la tele o en la calle? Cuando en alguna ocasión he hecho esta misma pregunta a mis alumnos me han nombrado de todo: contabilidad, bancos, hipotecas, cuentas de resultados, etc. Incluso hasta me han llegado a decir palabras que yo no conocía. 

En fin. El sistema financiero no es más que un sistema formado por tres unidades económicas:

  • La familia
  • La empresa
  • El estado. 
No, no es ninguna broma. Es así de sencillo. Su hijo, su jefe, el alcalde de localidad y usted, podrían formar un sistema financiero. 


El Estado invierte y entrega ayudas y subvenciones tanto a empresas como a las familias. Además establece impuestos y otros tributos que recauda de ambos.
Las empresas producen bienes y servicios que venden al estado, a las familias. Sin embargo necesitan la mano de obra de las familias y que pagan por medio del salario.
Por lo tanto, cada unidad económica interactúa con las otras, dando lugar a lo que conocemos como sistema financiero.

Se podría decir, de forma muy resumida, que la principal función de un sistema financiero es promover la correcta asignación de recursos financieros. 

Por último, es importante entender que cualquier unidad económica sea del tipo que sea, se puede clasificar en dos grupos. 

  • Los que tienen recursos, conocidos como ahorradores. 
  • Los que necesitan recursos, conocidos como deficitarios. 

Las unidades económicas deficitarias necesitan conseguir fondos para poder realizar sus proyectos de inversión, y por lo tanto están dispuestas a pagar una cantidad de dinero por obtenerlos.

Las unidades económicas ahorradoras pueden preferir entregar sus fondos a cambio de una ganancia con la operación.

Cuando hablo de este punto, siempre veo necesaria una pequeña aclaración. La palabra deficitario es uno de esos feos tecnicismos de los que hablábamos al inicio de la entrada. Cuando alguien escucha esto en boca de alguien que no lo usa en el contexto adecuado suele dar lugar a que pensemos en un moroso. Alguien que pierde dinero o que tiene deudas a las que no puede hacer frente. Nada de eso! 

Deficitario puede ser, sencillamente, una empresa que necesita financiación para su siguiente proyecto con el que, probablemente, sacará mucho más que la cantidad que le ha sido financiada y creara puestos de trabajo. O también una familia que necesita una hipoteca para su primera vivienda. 

Ahora bien, cómo hacemos coincidir a un ahorrador con u deficitario? Pues mediante instrumentos financieros. Los instrumentos y mercados están para dar lugar al flujo de capital que hemos visto en la ilustración anterior. Precisamente la necesidad de conexión entre ahorradores y deficitarios es lo que hace necesaria la creación de sistemas financieros. 

Y usted? Qué pieza del engranaje de nuestro sistema financiero ocupa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario